viernes, 5 de agosto de 2016

El ataque de las viejas mutantes



Lo confieso, me da pavor salir de casa con LittleVikinga en la mochila y llevarla al epicentro de las viejas mutantes, el super o la farmacia a las 12 de la mañana... Es más peligroso que meter una mano en una piscina de pirañas y te sientes dentro de The Walking Dead, versión bebé.

Nada le gusta más a una vieja loca abuelita adorable que un bebé calentito y suave. Se lanzan en plancha a hacerle cucamonas o toquetearlo sin piedad.. y tu pasas a ser sólo el portabebés amargado que les niega ese placer. Es como echar un incienso de esos de Pokemon Go y se te llena de bichos el camino.


De todas las cosas de la maternidad, esta es un fenómeno no estudiado que aterra más que una noche de luna llena. Seguro que con los eclipses se vuelven locas y salen a cazar bebés tiernos. Yo lo llevo francamente mal.

Composición de lugar:
Tienes que salir por cojones narices al pediatra o a comprar algo urgente, no has pegado ojo más de 1,5h seguidas durante meses, te cuesta encontrar tiempo para ducharte, la nena no ha parado de llorar en semanas durante horas, estás hecha unos zorros y la logística de salir de casa no es fácil (teta, se caga, pañal, llora, carro ups! teta de nuevo... ). Sales (por fin) ya medio muerta y nada más poner un pie en la calle, se acercan las señoras y te asaltan sin piedad y encima pretenden que seas amable y simpática. No mola nada... y no mola que toquen a un bebé sin vacunas ni defensas.

Como a mi lo que me mola es analizar y etiquetar cosas, he podido comprobar que hay unos tipos de viejas mutantes que  se repiten con bastante facilidad. Las voy a ordenar por PT (puntos de tocamiento)

1. La vieja Soft
Es aquella que solo mira, te para, te pregunta "qué tiempo tiene" o "toma bibe" o cosas así genéricas y sonríe. No es muy peligrosa. Solo espera una sonrisa y que le contestes.
El peligro es coincidir en bus o similar y que te cuente tooooda su vida justo cuando la nena se ha dormido y podrías contestar a todos los mensajes de WhatsApp pendientes.

2. La vieja Tienesque
Esta es un poco más intrusiva. No toca pero en solo 3 segundos ya conoce a tu bebé mejor que tú. Eso es así. Deben de llevar un dispositivo especial integrado en la retina o algo así.
Son las que oyen llorar a tu bebé y te increpan "es hambre, Tienes que darle el pecho" o "tu leche no alimenta, dale bibe" o "tiene sueño" o lo que sea... Te toca mucho los huevos cuando sabes que lleva llorando un buen rato porque odia el carro y es como un ñiñiñiiii insoportable. No es excesivamente peligrosa pero es mejor hacer como que no las ves por riesgo a que pasen de nivel de peligrosidad.

3. La vieja OneTouch
Es peligrosa de narices. Sin avisarte, se planta a tu lado y se pone a toquetear a tu bebé. A veces con un nivel de higiene dudoso... Puede que te de tiempo ha hacer un placaje o no... a pesar de parecer lentas se mueven como anguilas.
A alguna de estas ya hemos tenido que pararla en seco, incluso con manotazo y un "qué no toque a la niña!!". No es fácil escapar.

4. La vieja Perseguidora
Esta es la peor. Hay una rondando Fajas Ruiz que me tiene hasta la perla... porque se pone al lado, te habla, te increpa y lo que es peor... te persigue y te sujeta hasta el brazo. Dicen por ahí que si te agarra te come el cerebro. Esta es una especie de mutante evolucionado de todas las anteriores. La que yo me encuentro tiene cara amable pero por como te agarra se nota que es peligrosa.


Bromas aparte, luego hay abuelitas encantadoras como algunas de mis vecinas, que molan un montón.

lunes, 1 de agosto de 2016

3 meses sin tejer una mierda

Pues esto, que como llevo tres meses sin tejer una mierda, tenia que contarlo. Por fin nuestra Little Vikinga nació el 30 de abril en un parto complicado que acabó con una cesárea de urgencias en plan escena de serie de médicos. Al final todo salió bien y por fin le vimos la cara.

Estos tres meses han sido muy complicados. el embarazo ya me pareció una experiencia bastante desagradable a pesar de que la quieran vender como "lo mejor que te puede pasar siendo una mujer". Todo marketing.

De momento la maternidad me está resultando una experiencia muy animal. Siento decepcionaros si os digo que morí de amor cuando me pusieron a Olvido en el pecho. Estaba tan aturdida que solo pude abrazarla un segundo y sentir la necesidad de protegerla a lo Kill Bill si hubiera hecho falta. El amor vino después... y los cólicos del lactante con noches enteras llorando como si la despellejaran... y las viejas psicópatas que ven un bebé y es como si un friki ve a un pokemon de más de 1.000 puntos de combate y solo le quedara una pokebola... y los consejos no pedidos que intentan ningunearte como madre... en fin, un montón de cosas.

Lo mejor, ese momento en el que tu bebé te mira a los ojos y sientes una conexión que no se puede explicar.

Sé que este blog no es sobre maternidad ni nada parecido, pero a petición de algunas amigas y porque me da la gana, os iré contando algunas experiencias y mi visión de la maternidad (otra más, qué coñazo)

Os dejo con alguna foto del momento más intenso de mi vida.
el encuentro tras la reanimación

padre e hija por fin dormidos

con la teta

siesta koala