sábado, 15 de noviembre de 2014

De como la lana calienta el alma

Tengo el blog un poco abandonado, si. La verdad es que he tenido dos meses de lo más movidito y con noticias de todo tipo que me han tenido en una montaña rusa emocional.

Para resumir, en octubre me despidieron de mi trabajo y no me lo esperaba. Entré en modo histeria y me puse a buscar otro como una loca. Mientras tanto (y con la incertidumbre) recibo una beca Top Talent del Máster en Tecnocreatividad de Nomadia y me gasto todos mis ahorros en formación. Imaginad tomando la decisión cuando te acabas de quedar sin curro... Luego voy a entrevistas que no me convencen, me ofrecen hacer un evento como freelance que es un infierno y entre tanto, ¡Consigo curro! en un puesto y agencia que me encanta. Locura, vaya... todo esto en menos de un mes.

Pero a lo que vamos. Durante estas tres semanas de infierno, he recibido más muestras de apoyo y cariño que nunca. Desde mi marido, ex-compañeros, amigos, conocidos, amigos lejanos... La lista es larguísima. Desde la amiga que iba en el metro cuando se lo conté y se vino a casa a tomarse un Gin tonic conmigo, los mensajes de apoyo, mi CV rulando por todas partes, las recomendaciones y las llamadas diarias para darme ánimos.

Entre todo este apoyo, mi amiga María me envió esta acción de yarnbombing que se encontró en Luxemburgo. Es maravilloso sentir el amor de tus amigos.

Todo el amor que alguna vez he enviado en forma de gorritos, bufandas, amigurumis, clases de punto, etc me lo han devuelto multiplicado por infinito elevado a infinito.

GRACIAS





3 comentarios:

Esther dijo...

Madre mía, madre mía qué mes niñaaaaaaaaaaa!!! Espero que el nuevo trabajo sea increíble y te dé la estabilidad que tanta falta nos hace. ¡brindo por ello! y qué mejor para animarse que un yarn bombing???? nada!!! un besote, gordo, gordo gordoooooooooo!!!

Louis et Moi dijo...

Gracias guapa!! Ojalá! Por ilusión que no sea

Iván Delgado dijo...

Da gusto ver como la gente te arropa. Eso es que haces las cosas bien y la gente lo agradece. Te lo mereces porque eres una campeona y seguro que en tu nuevo trabajo te sabrán apreciar y sobre todo sacarte partido que tienes mucho que ofrecer si ellos quieren.

Un besazo de tu maridito.