jueves, 1 de agosto de 2013

Los costes y los precios. Malditos

Este post está dedicado especialmente a Soraya (Udonwool) y Vanessa (BadHedgie) porque son la verdadera inspiración.
Ayer estuvimos tejiendo juntas para lo de la Invasión de las Lanas de Las Valentinas y al irnos para casa después de echarnos unas risas y tras varias conversaciones surrealistas, vimos una tienda que hay en la plaza de Felipe II. En esta tienda venden chaquetas tejidas a mano por 20€. Estamos indignadas. A mi no me salen las cuentas... de hecho, estamos pensando en irnos a tejer a la puerta en plan guerrilleras maurjiles a poner verde la tienda para que la gente no compre. Así de malas somos (muhahahaha)

Pero esto me hace pensar, de nuevo, en la angustia que una siente cuando le encargan algo y le tiene que poner precio. Yo no creo en trabajar gratis. Creo en hacer regalos con amor gratis, porque quieres y te apetece... pero un encargo es un arma de doble filo. Te entran los sudores de la muerte... ¿Cobro y soy una usurera? ¿No cobro y soy tonta? ¿Me creo la reina del mambo y pienso que esto me va a quitar de trabajar? Estas son las pregunta-trampa con este tipo de cosas..
.



Rios de tinta bloggera han corrido en torno a este tema pero este cuadro resume perfectamente como se deben elaborar los costes... y si lo aplicamos al mundo lanar, me dan escalofríos.

A nada que te compres una lana decente y no acrílico de los chinos, ya te gastas unos 12€ para la lana de una chaqueta de bebé. Si le sumas unas 5h siendo una máquina de tejer, al ridículo precio de 6€ la hora, te sale un precio de coste (sin botones) de 42 € del ala.
Si lo multiplicas por dos para el precio de tienda son: 84 eurazos. Y la el precio de retail está por 168€.

Crafters que soñais con vivir de esto... despertad del sueño!! esto es inviable si lo comparas con los 20€ de la chaquetita de bebé.

Yo lo que hago es que si tengo un encargo porque no he podido huir de él, al menos intento salvar los gastos de material como pueda... sin más pretensiones.

Y hacerme muchas cosas para mi y para regalar a la gente que más quiero. Vivir de tejer, a no ser que tengas unas cuantas hordas de chinos trabajando gratis para ti, o tener unos diseños tan originales que revientan el mercado y que seas amiga de Paris Hilton para que te promocione gratis, lo llevas un poco crudo...
Mi mayor aspiración es sufragar al menos mi pasión...
¿Qué opinais vosotras?

7 comentarios:

Udon Wool dijo...

JAJJJAJAJ! hay que hacerlo! yo me apunto! ya lo sabes! Pues a ver... veo que tu fórmula es la de Gautier, XP yo creo que hay un término medio. La fórmula de precios que usa Wasel me parece buena! y se entiende bien. Yo tengo claro que no voy a vivir de vender prendas hechas a mano... pero si me da para pagarme las cenas del mes o algún que otro caprichete pues mira tu! :D sobre sueldo que le llaman...

Vanessa Puime dijo...

Yo creo que necesitaríamos conocer la situación personal de la que hace la chaqueta, a lo mejor no le queda más remedio que malvenderlas.
De todos modos, esa fórmula no aplica a la actualidad, para poder vivir sólo de la lana tienes que compaginarlo con algo más (como dar talleres) porque de vender prendas está el tema chunguillo
En mi caso no tengo ningún trauma, las cosas que hago las hago literalmente por amor al arte <3

hiedra dijo...

En esas mismas estoy yo hoy, pero en vez de tejiendo con unas iniciales de punto de cruz para poner en una toalla... me las han encargado diciendo que me pagarán (ja-ja-ja), pero sin preguntar el precio... y precisamente la persona que lo ha hecho (familia política muy cercana) sé que es tacaña como ella sola... así que terminaré regalándolo y tragándome el cabreo porque sé que me querrá despachar con 5 euros y no cubrirá ni los costes, que la conozco...

Pero sí, recuerdo que una vez me enviaron un correo preguntándome por una chaqueta para una niña de punto similar a las que hace Zara (tenía capricho por un color que no había en la tienda)... no recuerdo el precio que le dije, pero no tenía nada que ver con el de inditex (obviamente, la calidad tampoco)... no volví a saber más de la madre de la criatura.

Como bien dices: para malvender, prefiero regalar... pero para regalar, ya regalo yo a quien de verdad se lo merezca.

Imhago dijo...

Es el mismo dilema que se me plantea a mi siempre. No sólo al hacer cualquier prenda de punto o ganchillo, sino cualquier tipo de manualidad, véase adornos para el pelo. Si cobras lo que valen en realidad, a la gente le parece que has venido directamente de Marte. ¿por qué se pueden cobran 60 € por una tarta de Fondant y no por una chaqueta de bebé que al fin y al cabo lleva igual o más trabajo?

Louis et Moi dijo...

Gracias por vuestros comentarios.. la verdad es que es un tema complicado y me encanta conocer todas las opiniones posibles.
cuando empecé a tejer y a hacer bolsos de noche, la verdad es que pude ganar algo de dinero con ello, pero de eso hace ya más de tres años. Con la situación actual y la burbuja craft, creo que si se hace algo de negocio con esto se tiene que hacer desde otro planteamiento. Efectivamente a la hora de elaborar precios me gusta más la tabla de Gema Wassel.. que es mucho más realista.
También es cierto que la gente no tiene un duro y no está dispuesta a pagar mucho, entre otras cosas porque hacer ostentación en los tiempos que corren no está socialmente aceptado. Por otro lado hay gente con mucha caradura que no aprecia el trabajo a mano y la calidad de los materiales... pero hay otra gente que si. En definitiva creo que dar clases o vender patrones son mini-negocios mucho más realistas. Además, estoy con Vanessa en que si te sacas un sobresueldo para los caprichos, pues genial. Yo intento siempre hacer regalos a quien lo aprecia y al menos intentar que no me la cuelen... Pobre Hiedra, jamás te van a pagar los hilos de bordar, que por otro lado son caros pero buenos. Yo tengo toallas bordadas de mi madre y se estropean antes las toallas que los bordados.

Gracias por vuestros comentarios, de verdad que me son muy útiles y creo que es un tema interesante para reflexionar sobre él.

Esther dijo...

Nuestra cruz, nuestro dilema, nuestro dolor de cabeza... Cada vez que recibo un encargo (son pocos, por suerte no me quitan el sueño) tengo el problema del precio, que me sabe mal pedir, que no sé cuánto puede parecer exagerado, como si estuviera pidiendo dinero a cambio de nada!!!!! Es cierto y aún es peor cuando son amigos o conocidos... es un infierno!!! Hay veces que he llegado pensando un precio y cuando la persona me dice: ¿cuanto? me sale: vaaaa sólo lo que vale la lana (si... y después piensas 12h me he pasado...) Es difícil, pero creo que hay que cobrar, cuando no es un regalo que te sale del alma hay que hacerlo para darle valor, para que le den valor. Menudo rollo!!!! jajajaaa buen post, reflexionemos!

Xianna Handmade dijo...

Desde luego que es un tema peliagudo. Para mi lo del craft no deja de ser un hobby (ojalá fuera algo más) y mientras me de para cubrir gastos de material y seguir haciendo lo que me gusta pues me conformo, pero desde luego no hay que infravalorarse y tirar los precios por los suelos.

También pienso como Hiedra, regalo muchas de mis cosas pero ya voy escarmentando y solo regalo a quien lo merece de verdad.

A ver si otro día que quedes para tejer con las Valentinas me puedo apuntar y así te conozco en persona! ;) Besos!