lunes, 21 de febrero de 2011

Toda casa necesita un faro y un tesoro pirata


Últimamente he estado más centrada en cosas para mi casa que en hacer bolsos u otros objetos. Me he dado cuenta que siempre hacía cosas para los demás y luego yo nunca tengo de nada.

Integrar paños de crochet en la casa supone un reto increíble para no caer en la decoración rancia, pero creo que si los ves con un toque Naïf pueden dar a cualquier rincón un aire muy acogedor.

Este tapete rosa lo hice para la mesa de comedor redonda blanca que tengo en el salón. Le he puesto encima un tapete muy pequeño que bordé con 7 años. Un pequeño bodegón con un jarrón lleno de conchas y piedras de Almuñécar, que son un verdadero tesoro. Un candil de estrellitas que se convierten en el faro guía y dos piedras rodadas de la Vereda de la Estrella en Sierra Nevada.

Espero que os guste.

Ahora ya soy una pirata buscatesoros en mi hogar. Cada rincón tiene un recuerdo.

3 comentarios:

mariuca dijo...

mmmm... un bonito recorrido por mi Granada de repente aquí en todos esos recuerdos. Claro que nos gusta.

Louis et Moi (tejiendo sueños) dijo...

lo disfrutaréis en la próxima cenita en casa!!

Peterson dijo...

Pero qué rincón tan bonito, me vas a hacer llorar... =)